Menú Cerrar

¿Qué es una lámpara antivirus o germicida?

Una lámpara antivirus o germicida es un tipo especial de lámpara que produce luz ultravioleta UV-C. Esta luz tiene la capacidad de destruir virus, bacterias y gérmenes de todo tipo, incluidos los coronavirus. Este tipo de lámparas se usan desde hace décadas en centros médicos y hospitalarios para la esterilización y desinfección de superficies de trabajo, camas, ropa e instrumentos  médicos.

Las lámparas ultravioletas germicidas producen radiación de onda corta que es letal para bacterias, virus y otros microorganismos. El método es único y rápido y no utiliza calor ni productos químicos. La tecnología ultravioleta es un método muy utilizado por su efectividad y porque el proceso está libre de subproductos. Sin ponernos demasiado técnicos, básicamente esta luz ultravioleta de onda corta interrumpe el emparejamiento de bases de ADN lo que conduce a la inactivación de bacterias, virus y protozoos.

 

Tipos de lámparas antivirus o germicidas

Hay tres tipos comunes disponibles:

  1. Lámparas de baja presión
  2. Lámparas de alta presión
  3. LEDs

1.- Lámparas de baja presión

Las lámparas de baja presión son muy similares a una lámpara fluorescente, con una longitud de onda de 253,7 nm (1182,5 THz).

La forma más común de lámpara germicida se parece a una lámpara fluorescente ordinaria, pero el tubo no contiene fósforo fluorescente. Además, en lugar de estar hecho de vidrio borosilicato ordinario, el tubo está hecho de cuarzo fundido o de vidrio vycor 7913[3]. Estos dos cambios se combinan para permitir que la luz ultravioleta de 253,7 nm producida por el arco de mercurio salga de la lámpara sin ser modificada (mientras que, en las lámparas fluorescentes comunes, hace que el fósforo sea fluorescente, produciendo luz visible). Las lámparas germicidas siguen produciendo una pequeña cantidad de luz visible debido a otras bandas de radiación de mercurio.

Un diseño más antiguo se parece a una lámpara incandescente pero con la envoltura que contiene unas pocas gotas de mercurio. En este diseño, el filamento incandescente calienta el mercurio, produciendo un vapor que eventualmente permite que se produzca un arco, haciendo un cortocircuito en el filamento incandescente.

El rápido desarrollo de las dos últimas décadas condujo a la llamada lámpara excimer que tiene una serie de ventajas sobre otras fuentes de radiación ultravioleta e incluso de radiación ultravioleta de vacío.

2.- Lámparas de alta presión

Las lámparas de alta presión son mucho más parecidas a las lámparas de HID que a las lámparas fluorescentes.

Estas lámparas irradian una radiación UVC de banda ancha, en lugar de una sola línea. Se utilizan ampliamente en el tratamiento de aguas industriales, porque son fuentes de radiación muy intensas. Son tan eficientes como las lámparas de baja presión. Las lámparas de alta presión producen una luz blanca azulada muy brillante.

3.- Diodos emisores de luz (LED)

Los recientes avances en la tecnología de los diodos emisores de luz (LED) han dado lugar a la disponibilidad comercial de fuentes de LED UVC.

Los LEDs UVC utilizan materiales semiconductores para producir luz en un dispositivo de estado sólido. La longitud de onda de emisión se puede ajustar ajustando la química del material semiconductor, lo que da una selectividad al perfil de emisión del LED en toda la banda de longitud de onda germicida y más allá de ella. Los avances en la comprensión y la síntesis del sistema de materiales de AlGaN condujeron a un aumento significativo de la potencia de salida, la vida útil del dispositivo y la eficiencia de los LEDs UVC a principios de la década de 2010.

El tamaño reducido de los LEDs abre opciones para sistemas de reactores pequeños que permiten aplicaciones de punto de uso e integración en dispositivos médicos.[4] El bajo consumo de energía de los semiconductores introduce sistemas de desinfección UV que utilizan pequeñas células solares en aplicaciones remotas o del Tercer Mundo.[4]

En 2019 los LEDs representaron el 41,4% de las ventas de luz UV, frente al 19,2% en 2014[5] Se espera que el mercado mundial de LEDs UV-C aumente de 223 millones de dólares en 2017 a 991 millones de dólares en 2023[6].

¿Te interesan?

Accede al listado de las 12 mejores lámparas antivirus y germicidas

Usos de la lámpara antivirus o germicida

Una lámpara antivirus o germicida se utiliza para esterilizar los espacios de trabajo y los instrumentos utilizados en los laboratorios de biología y las instalaciones médicas. En la actualidad se usan en multitud de situaciones como los sistemas de desinfección de bañeras de hidromasaje y acuarios. También en hospitales o incluso en la Estación Espacial Internacional.  Las lámparas germicidas también se utilizan en el tratamiento de aguas residuales para matar microorganismos.

Precauciones de seguridad

La luz ultravioleta de onda corta de las lámparas antivirus o germicidas puede ser dañina para los humanos. Además de causar quemaduras solares y (con el tiempo) cáncer de piel, esta luz puede producir una inflamación extremadamente dolorosa de la córnea del ojo, que puede llevar a un deterioro temporal o permanente de la visión[1] [2] Por esta razón, la luz producida por una lámpara germicida debe ser cuidadosamente protegida contra la visión directa, teniendo en cuenta los reflejos y la luz dispersa. Un análisis de riesgo de las luces UVC [7] de febrero de 2017 concluyó que la luz ultravioleta de estas lámparas puede causar problemas en la piel y los ojos.

Para la mayoría de los propósitos, la producción de ozono sería un efecto secundario perjudicial del funcionamiento de las lámparas. Para evitarlo, la mayoría de las lámparas germicidas son tratadas para absorber la línea de emisión de mercurio de 185 nm (que es la longitud de onda más larga de la luz de mercurio que ionizará el oxígeno).

Desde esta página te recomendamos comprar una lámpara antivirus o germicida para desinfectar tu hogar o negocio